Samuel Aranda, Premio World Press Photo del año 2011, presenta sus fotografías para iniciar una conversación con blogueros y expertos en torno a la situación #despuésdelaprimavera

CAT / ES / EN

“No es cierto que la revolución durase solo 18 días, la iniciamos en 2003 durante una manifestación en contra de la guerra en Iraq”

lurdes_vidal_iemed

Boda de Kareem y Aima El-Gamibeck en la ciudad vieja de El Cairo el 17 de febrero de 2011, una de las primeras bodas que se celebraron en la capital egipcia después de la caída de Mubarak. Fotografía de Samuel Aranda.

¿Cómo percibes la foto en el contexto de la realidad cotidiana de tu país? ¿Significa algo para ti? ¿Expresa algo sobre el periodo posterior a la revolución? ¿Revela algo distinto a lo que los medios de comunicación suelen mostrar?
Se trata de una auténtica boda popular en la calle, muy probablemente donde vive la novia. Se puede ver un lugar limpio y decorado con esmero en medio de un entorno viejo y sucio. Nuestra revolución era como este lugar bonito y limpio dentro de una zona vieja y todavía sucia. La gente que inició esta revolución hace algunos años, que pedía un cambio y reclamaba libertad, justicia e igualdad, y ocupó la plaza Tahrir durante 18 días, representa el lugar decorado con esmero en el centro. Para mí, encarnan el Egipto de mis sueños, pero desgraciadamente la otra parte del país todavía no tiene la misma belleza.

¿Cuáles son los tópicos más usuales en los medios de comunicación internacional cuando hablan sobre la revolución y el periodo posterior? ¿Qué es lo que no explican correctamente?
- Los medios internacionales convirtieron la plaza Tahrir en el único símbolo de la revolución egipcia a pesar de que el movimiento también se manifestó en otras ciudades. Por ejemplo, en Alejandría, mi ciudad natal, lo equivalente a la plaza Tahrir fue la plaza Saad Zaghloul (que lleva el nombre de un abogado que encabezó una revuelta en 1919 a favor de la independencia de Egipto y una nueva constitución civil).

- No es cierto que la revolución durase solo 18 días. La iniciamos en 2003 cuando alguien gritó “¡Abajo Mubarak!” por primera vez en la plaza Tahrir. Fue durante una manifestación en contra de la guerra en Iraq y, en aquella época, por primera vez también arrestaron a un ciberactivista, un ingeniero llamado Ashraf Ibrahim, porque había publicado en Internet una foto de la manifestación.

¿Los medios sociales, la blogosfera, Twitter, Facebook, etc., todavía ejercen una influencia considerable en el proceso posterior a la revolución? ¿Cuentas con la libertad de expresión que esperabas conseguir después de la revolución?
Sí, ahora son más los egipcios conectados. Debatimos, intercambiamos y compartimos opiniones, y creo que eso es algo muy importante. En los medios sociales hay un poco más de libertad de expresión, pero aún siguen arrestando a la gente que se atreve a criticar el islam, como sucedió con Alber Saber, un joven copto que publicó el famoso vídeo sobre el Profeta en su página de Facebook. Solo hizo lo mismo que muchos otros, pero la policía lo arrestó y ahora está en la cárcel.
También sabemos que, por ejemplo, los Hermanos Musulmanes cuentan con un equipo de vigilancia que controla lo que decimos en línea y nos ataca cuando decimos algo contra ellos. Fue lo que nos sucedió a mí y a otro conocido ciberactivista.

¿Piensas que el fotoperiodismo y el ciberactivismo (así como los medios sociales, la blogosfera, Twitter y Facebook) son instrumentos eficaces para el cambio que pueden influir en la opinión pública de tu país, de los países occidentales y de las instituciones internacionales?
En mi país ayudaron a impulsar el cambio, claro está, pero fuimos nosotros quienes estábamos detrás. Es decir, solo son herramientas, pero son muy importantes. Sin embargo, no estoy segura de que desempeñen el mismo papel en los países occidentales. Creo que la gente allá tiene mayor libertad para expresar su opinión y por eso no utiliza los medios sociales como nosotros.

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

<- Go back

Shahinaz Abdel Salam >

Activista y bloguera egípcia
Shahinaz Abdel Salam, nacida en Alejandría, es periodista freelance, blogger y activista. Desde 2005 colabora con Kefaya, el Movimiento Egipcio para el Cambio, que denunció la brutalidad policial, la corrupción y los fraudes electorales del régimen de Mubarak. Tuvo un papel muy activo durante las revueltas egipcias, y en 2010 fue a prisión junto con otros blogueros que dieron el pésame a las famílias coptas con miembros asesinados el 7 de enero de 2010. En octubre de 2011 publicó su primer libro, Egypte, les débuts de la liberté (Michel Lafon), y ha ganado varios premios internacionales por su trabajo denunciando los abusos del antiguo régimen egipcio y su defensa de los derechos humanos y de las mujeres en los países árabes.